Publicado el

Otro Mito: los Perro Lobo son difíciles de controlar

Independientes, dominantes con la comida y los espacios, ansiosos que necesitan descargar mucha energía, todas características típicas del husky siberiano que nada tienen que ver con un lobo

perro lobo difícil de controlar, tiene más de husky que de otra cosa
perro lobo que tiene más de husky que de otra cosa

Los Perro Lobo son difíciles de controlar, encontraremos decenas de publicaciones de perro lobo con esas características detalladas en el título.

Si observamos esta imagen, a simple vista se nota que es un mestizo de husky siberiano, en muchos casos incluso se ve claramente la marca de la flor de lis en la frente.

Puede tener poco y nada de lobo, pero lo cierto es que el temperamento difícil de controlar es de un husky, no de un lobo.

A pesar de lo que pueda decirse de casos aislados particulares, quienes hemos trabajado durante 4 décadas con perros y hemos tratado cientos de huskys, sabemos que el 90% de ellos tienen varios, sino todos, estos problemas:

  • tendencia a ser dominantes al extremo con la comida
  • exceso de energía que hace que requieran de mucho ejercicio para estar echados aunque sea un rato
  • son independientes y poco apegados

Veamos por partes:

difíciles de controlar por su tendencia a ser dominantes al extremo con la comida

El lobo es dominante con la comida cuando es alfa o de rangos intermedios. Pero si es cachorro o de rangos inferiores, sabe que debe pedir permiso. El cachorro de perro lobo o de lobo, puede eventualmente gruñir en algún momento cuando come (a nosotros muy rara vez nos ha sucedido), y se corrige de inmediato con una reprimenda. Alcanza un simple “no” fuerte y firme acompañado de un corto  y rápido revés con la mano en el hocico seguido de quitarle el plato de comida. El cachorro se mostrará sumiso y no volverá a repetir el problema.

Reitero, estro rara vez nos ha sucedido, pero si ocurre se resuelve de este modo de inmediato.

Si esto mismo sucede con un cachorro de husky, habrá que darle un revés, y otro, y muchos NO, constancia, firmeza y paciencia para que el problema vaya desapareciendo muy lentamente. Porque la mayoría de ellos son cabezones y dominantes a la hora de comer. Cuando un perro lobo actúa de ese modo, está claro que tiene sangre de husky. Quizás puede tener algo de lobo, mucho o nada, pero sin dudas tiene de husky.

Los lobos no habrían sobrevivido a la vida en manada si fueran descontrolados hasta ese extremo. Si fueran difíciles de controlar, no rfeconciendo las jerarquías desde pequeños, no llegarían a la vida adulta.

Perro Lobo difíciles de controlar por exceso de energía que hace que requieran de mucho ejercicio para estar echados aunque sea un rato

Si los lobos fueran así, despilfarrarían sus energías y luego no tendrían con qué cazar.

La energía es costosa en la naturaleza, no se la puede tirar por la borda como si nada.

El husky fue seleccionado durante muchas generaciones para tirar de un trineo todo el día sin saber para qué lo hace, se necesitaba para eso un animal ansioso y cabezón que tenga mucha energía para drenar como si le cayera del cielo todo el tiempo.

Cuando un perro lobo actúa de ese modo descontrolado, está claro que tiene sangre de husky. Puede tener algo de lobo, mucho o nada, pero sin dudas tiene de husky. Los lobos no habrían sobrevivido a la vida en manada si fueran despillfarradores de energía hasta ese extremo, lobos difíciles de controlar en su economía de energía se extinguirían rápidamente.

Perro Lobo son difíciles de controlar porque son independientes y poco apegados

Los lobos son animales de manada, en las peores circunstancias de hambre y tensión, luego de no comer por muchos días y habiendo escasez de presas, deben mantener la cohesión y el apego a la familia, de otro modo se extinguirían.

El perro husky siberiano fue seleccionado para hacer un trabajo que no requiere de coordinación, sino de una tozuda energía.

Los huskies deben ser capaces de llevar a la rastra al rezagado, incluso si uno de ellos muere en el trayecto lo arrastrarán sin siquiera percibir que ya no corre. El trineo no debe detenerse nunca, por lo tanto ellos corren detrás del que va delante.

En el extremo de toda la línea se coloca al guía, que es el único animal que obedece las órdenes del humano que va en el trineo. Los de la segunda línea siguen al primero, los de la tercera a los de la segunda, y así sucesivamente. Ellos no se apegan, se los seleccionó para actuar de modo independiente cuando viene el llamado de la energía.

Es verdad que hay líneas de huskys más dulces y cariñosos criados en las últimas décadas como mascotas, pero las viejas líneas de tiro fueron siempre independientes porque así se los necesitaba para atravesar territorios duros antes de que el humano comenzara a congelarse. No había tiempo para andar mimoseando ni para ver qué le sucedía a ese de la tercera línea que no estaba corriendo lo suficiente.

Si un animal se transformaba en una carga porque ya iba a la rastra, el humano detenía el trineo, apartaba al perro desgastado, lo mataba, lo enterraba y dejaba una señalización en el lugar. Su carne serviría al regreso para alimentar a los otros animales.

Una dura historia

De hecho en las travesías por el ártico se solía ir matando perros durante los trayectos y procediendo de este modo, porque el trineo salía con una carga grande, pero se iba consumiendo a medida que se avanzaba. Entonces no convenía mantener tantos perros tirando y consumiendo comida, se mataba uno cada tanto y se alimentaba con ellos al resto, lo que sobraba se enterraba y señalizaba para el regreso.

El resultado de esto no podía ser un animal apegado y cariñoso como es obvio, sino uno independiente que corre a su aire.

Cuando un perro lobo actúa de ese modo, perros lobos difíciles de controlar por su independencia, está claro que tiene sangre de husky. Puede tener algo de lobo, mucho o nada, pero sin dudas tiene de husky. Los lobos no habrían sobrevivido a la vida en manada si fueran desapegados y no pensaran como grupo, tal como los explicamos en esta otra nota.

2 comentarios en “Otro Mito: los Perro Lobo son difíciles de controlar

  1. […] Los lobos son de por sí equilibrados, como ya lo hemos dicho antes, porque no sobrevivirían de otro modo. Los perros, que llevan miles de año sin necesidad de ganarse la vida en la naturaleza, en muchos casos perdieron las condiciones de equilibrio natural, y es ahí donde el criador debe poner especial cuidado cuando monta sus líneas de perro lobo. […]

  2. […] es el caso de un perro lobo que provenga del cruce de un husky siberiano con un lobo, porque en ese caso es el husky el que le ha transferido la característica de la independencia, no […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *